«La suma de todas las partes»

Comentario Editorial de la Revista » La Voz de Villa del Parque N° 85

Es de conocimiento popular que las suma de las partes forman un todo, sin embargo, esto que es casi de sentido común, en la realidad muchas veces no se cumple. No siempre una organización, equipo de trabajo, institución o grupo logran funcionar armoniosa y sincronizadamente aun cuando tengan los mismos objetivos; además de tenerlos, es imprescindible que cada parte sea consciente que su razón de ser dentro de ese todo solo tiene sentido por la existencia del otro que tiene a su lado y que es cumpliendo con sus sus compromisos y roles que permitirá que su compañero cumpla con los suyos y para esto hay que dejar los egos de lado, esos protagonismos personalistas donde solo uno es el centro de todas las decisiones. Lo colectivo exige humildad, sacrificio, entrega, servicio y compromiso; de lo contrario deja de ser colectivo para ser una obra unipersonal.

Pues bien, desde su recuperación en el año 2008, la Vecinal “Villa del Parque” puede decir con orgullo, que ese todo es la suma de todas sus partes. Durante diez años –aun con sus vaivenesnuestra institución ha demostrado todas esas virtudes que hoy permiten que ese proceso colectivo lograra resultados muy valiosos. Diez años es un tiempo considerable para evaluar un proceso y una de las virtudes que han tenido las diferentes gestiones vecinalistas de la institución, ha sido la coherencia. Este rasgo, bastante en desuso en los tiempos que corren, minimizado por la mayoría, ha sido de suma importancia para sostener un proceso político, que como tal, es tá minado de marchas y contramarchas, acuerdos y desacuerdos.

La coherencia ha permitido que los objetivos fijados se pudieran cumplir. La coherencia genera confianza y fortalece los grupos. Un gobernador, no visita una Vecinal que no funciona o que funciona mal sino a una que ha demostrado coherencia: tener sus objetivos claros, luchar siempre contra todo puntero que ha querido hacer su juego en el barrio, entender que el camino es el proceso y que en él las herramientas son la promoción humana, la educación popular y la solidaridad. Queda claro que no se trata solo de sumar y mucho menos de sumar de cualquier modo; se trata de ser coherentes y tener objetivos claros para que la suma de todas las partes, por fin, alcancen un todo.

Link para acceder a la revista

https://indd.adobe.com/view/2be2b7b8-6b93-4ca1-8485-4e84c5920c6a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *