«Conocer de dónde venimos, para saber hacia dónde vamos…»

Historia del surgimiento de Barrio Transporte.

Como todos los barrios del norte de la ciudad, Barrio Transporte tiene una historia.

En sus inicios, la geografía de Transporte la conformaba una zona de quintas donde se producían frutas y hortalizas. Pasados los años comenzaron a lotearse los terrenos y el barrio se fue urbanizando.

Las tierras que se fraccionaron eran de quinteros conocidos: como los Escher, los Zanezzi y los Chumillat. Incluso en algún momento la zona era conocida como barrio Allet, que era otra familia de quinteros. Otra quinta conocida era la de «las mellizas», que estaba cercada con alambrado y tenía un eucaliptus enorme.

El nombre de Barrio Transporte se lo pusieron más adelante los propios vecinos. Era la época en la que el transporte urbano era municipal y los depósitos y talleres se encontraban en esta zona. Valen como ejemplo los galpones de la vieja línea «G», que se encontraban en Aristóbulo y Boneo, donde hoy funcionan los talleres de vialidad. Esto llevó a que muchos choferes de colectivos se fueran radicando en este sector de la Ciudad por lo que los vecinos bautizaron «Barrio Transporte».

Tener choferes y galpones no significaba que los primeros habitantes del barrio sean priviligiados en el servicio del transporte público de pasajeros. Los vecinos más antiguos recuerdan que en aquella época para tomarse el 4 o la «G» había que irse hasta Avda. Galicia. El problema era que Aristóbulo era de tierra y no pasaba ninguna línea.

Según cuentan los vecinos, el Barrio Transporte creció al ritmo de los almacenes. La Familia Branvilla ofrecía en su «almacén de ramos generales» ubicada en Aristóbulo y Ayacucho, desde alpargatas hasta yerba suelta y era el único punto de la barriada que contaba con un teléfono público.

Otros de los almacenes muy recordados fue: el de «Simeone», sobre Aristóbulo entre French y Gorriti . Los testimonios de los vecinos expresan que en ese lugar se juntó la muchachada en el año 42 para dar nacimiento al actual Club Unidos Del Norte.

Muy cerca de el recordado lugar se emplazaba el «almacén de Arturo Villa en la esquina de Aristóbulo del Valle y Gorriti.

La memoria barrial también guarda a los «personajes de barrio transporte».

«Don Córdoba». Un ciruja que andaba con los pantalones arremangados y usaba una vincha donde llevaba siempre una flor que robaba de algún jardín.

«Don Baseda», que cuidaba la cancha del club Belgrano, donde hoy está Pucará. . Era entrenador, cuidador, organizador y referí. Y era tan correcto que una vez echó un par de jugadores en un partido entre empleados de la Fiat y no hubo forma de hacerle entender que era un amistoso entre amigos.

Comenzar a recuperar la historia de nuestro barrio para que sea conocida por todos los que hoy habitan transporte es una tarea necesaria para la construcción de la identidad barrial . A este rico material brindado por Juan Manuel Fernandez, le podemos ir sumando las historias y recuerdos que los vecinos del barrio pueden hacernos llegar a nuestro correo: lafogatastafe@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *