Necesitamos vivir en pequeños oasis de vida y hermandad

fuente: por Edgar Morín / filósofo y sociólogo francés.

Me sorprendió la pandemia, pero en mi vida, me acostumbré a ver llegar lo inesperado. La llegada de Hitler fue inesperada para todos. El pacto germano-soviético fue inesperado e increíble. El comienzo de la guerra de Argelia ha sido inesperado. Solo viví por lo inesperado de las distintas crisis. En este sentido, estoy viviendo una nueva crisis enorme pero que tiene todas las características de las crisis. Es decir, por un lado, suscita imaginación creativa y suscita miedos y regresiones mentales. Todos buscamos la salvación providencial, pero no sabemos cómo.
Hay que aprender que en la historia lo inesperado sucede y se repetirá. Pensábamos que vivíamos certezas, estadísticas, predicciones y la idea de que todo era estable, cuando todo ya estaba empezando a entrar en crisis. No nos dimos cuenta. Debemos aprender a vivir con la incertidumbre, es decir, tener el valor de enfrentar, estar preparados para resistir las fuerzas negativas.
La crisis nos vuelve más locos y más sabios. Una cosa y otra. La mayoría de las personas pierden la cabeza y otras se vuelven más lúcidas. La crisis favorece a las fuerzas más contrarias. Deseo que sean las fuerzas creativas, las fuerzas lúcidas y las que buscan un nuevo camino, las que se imponen, aunque todavía estén muy dispersas y débiles. Podemos indignarnos con razón, pero no debemos encerrarnos en la indignación.
Hay algo que olvidamos: hace veinte años comenzó un proceso de degradación en el mundo. La crisis de la democracia no es sólo en América Latina, sino también en los países europeos. El dominio del beneficio ilimitado que controla todo es en todos los países. Igual que la crisis ecológica. La mente debe enfrentar las crisis para dominarlos y superarlos. Si no, somos sus víctimas.
Hoy vemos instalarse elementos de un totalitarismo. Este ya no tiene nada que ver con el del siglo pasado. Pero tenemos todos los medios de vigilancia, drones, celulares, reconocimiento facial. Hay todos los medios para que surja un totalitarismo de vigilancia. El problema es evitar que estos elementos se reúnan para crear una sociedad totalitaria e invivible para nosotros.
En vísperas de mis 100 años, qué puedo desear? Deseo fuerza, valentía y lucidez. Necesitamos vivir en pequeños oasis de vida y hermandad.

Un comentario en «Necesitamos vivir en pequeños oasis de vida y hermandad»

  • el 15 octubre, 2021 a las 12:32 am
    Enlace permanente

    “Advierto que, Facebook me imputa que mis comentarios infringen sus Normas comunitarias, restringiendo mis publicaciones, no obstante publicar, el suscripto, consideraciones sobre reales situaciones”.
    Previo a marzo de 2020, vivíamos “indefinidas incertidumbres” en una experiencia que permitía evaluarlas y decidir opciones que podrían posibilitar lo adecuado sobre nuestro entorno familiar, social, educativo, económico, etc. Hoy solo existe una única “definida incertidumbre”, que ha eliminado definitivamente nuestro entorno familiar, social, educativo, económico, etc., que nos agobia angustiosamente y decidirá la elección del medio para nuestra autoeliminación, al no tener más sentido él vivir. La única “definida incertidumbre” posee una sólida fundamentación en: 1) Una analogía virósica sin entidad científica alguna; 2) Una autoritaria e irreversible imposición de inocular elementos experimentales; 3) Una corporación medica estatal y privada apartada de lo conceptual científico de la carrera de medicina.
    «Vivir en pequeños oasis de vida y hermandad», es una ilusión basada en el «principio de placer» (Freud), como también las sucesivas ilusiones de quienes pretenden satisfacer su «principio de placer sádico».
    La realidad de la civilización está en el hecho, que desde la organización de la horda primitiva simiesca, las sucesivas satisfacciones de «placer sádico» han sido, siguen y serán siendo un hecho.
    Éste proceso programado, para satisfacer el «principio de placer sádico» de los integrantes del Nuevo Orden Mundial solo culminará como los precedentes, en su propia exterminación como promotores; el Siglo XX con la 2da. guerra mundial es un ejemplo cercano a gran escala que, en su culminación, en los bunkers de Berlín destruidos con su suicidado Führer y otros, Hiroshima como Nagasaki en su exterminación nuclear, un Duce ejecutado, etc.
    Idéntico carácter y finalización tendrá el iniciado proceso en marzo de 2020, con el propio exterminio de los integrantes actuales del Nuevo Orden Mundial y sus cómplices, que iniciaron este proceso, para satisfacer su «placer sádico».
    Sobre lo que quedará de esta civilización estúpida con barbijo y alcohol en gel es una incógnita a develar, para quienes puedan sobrevivir y en que condiciones.
    No existe salida a éste proceso programado, como lo han sido los precedentes, pero el actual en su destrucción cubre la totalidad del planeta.
    1) El aspecto relevante de la política y la corporación médica estatal y privada apartada de lo conceptual científico de la carrera de medicina que, con un modelo creado intencionalmente, han provocado una situación con consecuencias psicopatológicas desquiciadas destructivas autoritarias mediante una mundial analogía virósica, que irreversiblemente ha destruido la relación familiar y social, la educación en todos los niveles, los ingresos, que no permite otra alternativa que nuestra propia autoeliminación.
    2) El disparador de la mundial analogía virósica generado por la corporación medica estatal y privada al servicio de la industria farmacéutica del poder mundial, llevó a la masa mundial a creer en este proceso.
    Quienes se adjudican representar el psicoanálisis en el orden mundial y local, no evaluaron ni evalúan el proceso iniciado al comienzo del año 2020 y sólo se limitan en considerar medidas paliativas aprobando así, el programa del poder global sobre la masa planetaria, apartándose de la Ciencia psicoanalítica (Freud).
    Osvaldo Buscaya
    Psicoanalítico (Freud)
    Aspectos esenciales e inéditos del Siglo XXI
    *La mundial analogía virósica
    15/10/2021

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.